• No products in the cart.
Proceed to Checkout

Valle de Sagrada Familia

Chile es conocido como un paraíso para la producción de vinos, dado en una importante medida por sus barreras geográficas únicas en el mundo; el desierto de Atacama en el norte, la majestuosa cordillera de los Andes al este, los hielos Antárticos al sur y las frías corrientes del océano Pacífico al oeste.

La historia de la producción de vinos en Chile data del siglo XVI, con la introducción de uvas viníferas por parte de los conquistadores Españoles en el nuevo mundo.

Dentro de los diferentes valles vitivinícolas, el Valle de Sagrada Familia (parte del Valle de Curicó), ubicado en el paralelo 35° sur a unos 200 kilómetros al sur de la capital de Chile, Santiago, posee un clima templado mediterráneo con las estaciones marcadas y muy bien definidas, con veranos calurosos e inviernos moderadamente fríos, más las transiciones templadas de otoño y primavera.

Las lluvias se concentran mayoritariamente en invierno, con una pluviometría en torno a los 600 mm/año y una amplitud térmica diaria de 15° Celsius. Asimismo, el valle posee excelentes condiciones de ventilación, con preeminencia de vientos fríos que penetran desde el poniente, donde se ubica el Océano Pacífico y que enfrían las tardes de primavera y verano.

Es uno de los cinco lugares en el mundo donde se encuentran estas condiciones, primordiales para el óptimo desarrollo fenológico de la vid vinífera.

Los productores y socios de Vinos Lautaro tienen sus campos ubicados en las cercanías del pequeño poblado de Sagrada Familia (ubicado a unos 15 kilómetros al oeste de la ciudad de Curicó), abarcando en conjunto sus plantaciones cercanas a las 100 hectáreas. La mayor parte de los vinos Lautaro, tiene Denominación de Origen Sagrada Familia, parte del subvalle de Lontué, el cual a su vez forma parte del Valle de Curicó.

Scroll to top